MADBIT como vector de atracción de empresas

La zona MADBIT está llamada a ser el gran vector de captación nacional e internacional de empresas de vanguardia para que escojan Madrid como centro de operaciones. Así, nuestra Ciudad recuperará terreno frente a sus grandes competidoras y podrá situarse como una de las grandes capitales europeas de los sectores más dinámicos de la nueva economía.

Veamos un sencillo resumen ejecutivo de la situación de Madrid y de la contribución de MADBIT para recuperar el tren de la captación:

  1. La Ciudad cuenta con aproximadamente trece millones de metros cuadrados de oficinas en edificios exclusivos, y otros siete millones más en edificios mixtos o de vivienda. Es decir, más de veinte millones de metros cuadrados de oficinas en total.
  2. No sólo hay oferta suficiente, sino que además Madrid es asequible. El coste de alquiler de oficinas está muy por debajo del de los países centro- y nordeuropeos. Tras la crisis, el precio de venta ha llegado a recuperarse pero el de alquiler sigue estando alrededor de un 30% (nominal) por debajo del de hace una década.
  3. También los sueldos lo son comparativamente. Por ejemplo en el sector informático / TIC, los salarios están alrededor de un 50% más bajos.
  4. Por lo tanto, teóricamente Madrid sí puede competir con cualquiera de las otras grandes urbes europeas en los principales aspectos que nutren la toma de decisiones al establecer una sede corporativa o un centro de innovación y desarrollo. Además, la Ciudad ha intentado proactivamente, con el apoyo de la Comunidad de Madrid y del Gobierno de España, atraer empresas extranjeras (por ejemplo, en la coyuntura del Brexit).
  5. Y sin embargo, no compite. Hay un dato clave: Madrid soporta más de un 9% de desocupación en oficinas, lo que representa más del doble de Barcelona. Este indicador traslada una idea precisa de cómo nuestra ciudad tiene —contra la opinión generalizada de los medios y de ciertos sectores de la política— un grave problema de demanda y no de oferta. En Barcelona la tasa de disponibilidad es apenas la mitad de la que presenta Madrid, y ello es gracias al dinamismo de la demanda, no por falta de oferta. En la zona barcelonesa 22@, que tomamos como uno de los grandes referentes para la transformación que perseguimos en Madrid, esa tasa de disponibilidad ronda apenas el 1%, es decir, se puede hablar técnicamente de ocupación total de la zona, y casi de «listas de espera» o «subastas» para poder implantarse en ella.
  6. Lo que todo esto indica es que, por desgracia, Madrid no consigue hacerse atractiva para las empresas más innovadoras, tecnológicas y vanguardistas en busca de sedes corporativas, centros de desarrollo, etc. Mientras Barcelona o Lisboa atraen a grandes multinacionales (Google, Facebook…), Madrid se va quedando atrás.
  7. Y esto se debe sobre todo a un problema de imagen. Ese problema nos cuesta mucho dinero. Hacemos enormes esfuerzos por atraer turistas, pero no por atraer empresas. Y sin embargo, un trabajador o un directivo de una multinacional tecnológica que se traslade a Madrid genera obviamente, mucha mayor riqueza y durante mucho más tiempo. Por otro lado, la creación de puestos de trabajo en estos sectores dentro de la Ciudad genera prosperidad y anima el consumo, además de combatir la fuga de talento hacia otras ciudades españolas y extranjeras que compiten con Madrid.
  8. Es importante que la legislatura recién inaugurada sea la del reposicionamiento de Madrid como una ciudad competitiva en la atracción de empresas TIC de España, de Europa y del mundo. La zona de MADBIT es la mejor de Madrid para atraer ese tipo de empresas por las siguientes características diferenciadoras:
    • Zona urbana muy dotada de servicios y de transportes, con varias estaciones de metro.
    • Zona no especulativa, con rentas siempre moderadas: menos de la mitad del valor de las rentas de la zona de Azca-Cuzco.
    • Zona con la mayor densidad de fibra óptica.
    • Zona que ya se ha convertido espontáneamente en todo un clúster de empresas de nuevas tecnologías, TIC, entorno digital y centros de innovación.
  9. Pero, para que la zona MADBIT maximice su potencial como vector de atracción de empresas TIC, es necesario un proyecto innovador de transformación urbana con el enfoque de hacer “ciudad activa”, en el que colaboren la Administración municipal y las empresas inmobiliarias.
  10. Con ese impulso, la marca MADBIT contribuye a que Madrid recupere la posición de liderazgo que necesita en captación nacional y exterior de empresas punteras, puestos de trabajo y sectores de vanguardia para nuestra Ciudad. Es decir, necesitamos hacer de la zona un referente internacional cuya marca zonal pueda competir, por ejemplo, con las de King’s Cross (Londres), 22@ (Barcelona) y otras.